La salud periimplantaria durante el Simposio SEPA

Paula Matesanz moderó el Simposio SEPA

Cada día son más los pacientes que eligen los implantes dentales para reponer los dientes ausentes. Su colocación puede llevarse a cabo por medio de procedimientos quirúrgicos de mínima invasión y, con una adecuada planificación, podemos devolver la estética y la función a los pacientes sin dolor y con una rápida recuperación.

Los implantes son aditamentos inertes, por lo que no es posible que ellos en sí mismos desarrollen patologías. Sin embargo, el hueso y los tejidos en los que están anclados son tejidos vivos, y por tanto, deben cuidarse para evitar que lleguen a infectarse como podrían hacerlo alrededor de los dientes, y no poner en riesgo el resultado del tratamiento.

Los resultados de la terapia con implantes deben ser duraderos, y para garantizar el éxito a largo plazo, los pacientes deben estar al tanto de los cuidados que necesitan. La salud periimplantaria es una de nuestras prioridades en la clínica, y para garantizarla hay que informar al paciente del protocolo de mantenimiento que deben seguir desde el momento de colocación de sus implantes.

Las últimas reuniones de consenso de especialistas en Implantes y Periodoncia establecen que los principales factores de riesgo que pueden comprometer la salud periimplantaria son la inadecuada higiene oral, el tabaco y la historia de periodontitis. ¿Qué quiere decir esto? Que para asegurar que los implantes se mantienen sanos y libres de infección, los pacientes deben trabajar en controlar estos tres factores, y el equipo de la clínica dental colaborará estrechamente con nuestros pacientes para conseguirlo.

¿Quiere decir esto que todos los pacientes fumadores desarrollarán periimplantitis? No, significa que las probabilidades de desarrollarla son mayores que en los pacientes no fumadores, e igual ocurre con el control de placa o la periodontitis, por lo que la recomendación que desde la clínica de la Dra. Barrutia tratamos de dar es que es conveniente empezar a trabajar en el control de estos factores antes de la colocación de los implantes.

Existen otras circunstancias, como la existencia de ciertas enfermedades sistémicas, como la diabetes, que pueden contribuir también al desarrollo de problemas periimplantarios, por lo que los pacientes diabéticos deben seguir aún más estrictamente si cabe estas recomendaciones.

Además del control de estos factores, siempre recomendamos no desatender las revisiones anuales y la toma de radiografías periódicas, para poder detectar cualquier problema que pueda desarrollarse cuanto antes. Los problemas de salud periimplantarios no siempre dan la cara desde el principio, por lo que es preferible no esperar a que aparezcan los síntomas, y acudir regularmente a la consulta para poder hacer un adecuado seguimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.