El paciente mayor y los nuevos tratamientos

Con el paso de los años, a partir de una determinada edad, todos sufrimos una serie de modificaciones fisiológicas y fenómenos involutivos que tienden a alterar la función y el aspecto del organismo. En general los diferentes tejidos y órganos se deshidratan y ven disminuido su capacidad de curación y regeneración.

Dentro del campo de trabajo de la Clínica Dental Barrutia, en concreto la cavidad oral, se producen cambios tanto en los tejidos duros, dientes y huesos, como en los tejidos blandos, encías y mucosas. En los dientes el color cambia progresivamente tendiendo a tener tonos mas amarillentos que junto con la exposición de parte de las raíces, la disminución del espesor del esmalte que facilita que se transparente la dentina más oscura, la tinciones por pigmentos como el tabaco, la reconstrucciones con empastes, sobre todo metálicas y las endodoncias dan como resultado un cambio de coloración mas o menos acentuado.

Con lo que respecta a los tejidos de sostén de los dientes tanto a nivel del ligamento periodontal en el que se producen alteraciones de la vascularización y fenómenos degenerativos como en el hueso alveolar en el que se producen alteraciones superponibles a las de todo el sistema esquelético con aumento de la reabsorción, disminución de la aposición y como en la mayoría de los tejidos una disminución en la capacidad de regeneración que se traduce en términos generales en una disminución en su altura.

Si a todos estos procesos le asociamos las perdidas de piezas dentarias por caries, procesos traumáticos y enfermedad periodontal, los desgastes por abrasión y los cambios de posición de los dientes permanentes, el resultado es un claro deterioro funcional y estético.

El aumento en la esperanza y sobre todo en la calidad de vida que experimentamos en la actualidad hemos incorporado nuevas técnicas en el tratamiento del paciente mayor en la Clínica dental Barrutia que nos permitan lograr un alto grado de satisfacción funcional y estética sin comprometer el estado de salud de pacientes que pueden tener enfermedades o lesiones de base.

Nos beneficiamos al igual que en el tratamiento durante otras etapas de la vida de la aplicación de las nuevas tecnologías para el diagnóstico, como el TAC y los microscopios intraorales y para la terapia con los implantes osteointegrados, los escáner intraorales que nos evitan las incomodas impresiones y los nuevos materiales de alto compromiso estético siempre individualizando cada caso para limitar dentro de lo posible que nuestras actuaciones puedan alterar el estado de salud previa de nuestros pacientes mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.