Tratamientos al detalle: La endodoncia

La Endodoncia o tratamiento de conductos se realiza para eliminar lo que se denomina la pulpa del diente. Este tipo de tratamientos se suelen realizar con la finalidad de salvar una pieza dental que se considera enferma o dañada. Permite mantener la funcionalidad del diente, así como su estética, y es el último recurso para salvar una pieza enferma sin necesidad de extraerla. Gracias al tratamiento de conductos se puede conservar lo más valioso de la dentadura, los dientes naturales.

En la Clínica Dra. Barrutia nuestro objetivo es el éxito de nuestros tratamientos, es por ello que hacemos una gran inversión en nuevas técnicas y aparatología. Solo teniendo la tecnología más innovadora podemos asegurar los mejores tratamientos del mercado. Gracias a estas nuevas tecnologías aseguramos el correcto tratamiento endodóntico de principio a fin. Contamos con un microscopio, gutapercha termoplástica y un escáner de endodoncia.

En un primer momento utilizamos el escáner de endodoncia gracias al cual obtenemos imágenes en tres dimensiones muy útiles para el doctor ya que le ayudan a localizar el número y la anatomía de las raíces y conductos para el correcto tratamiento sin que ninguna raíz pueda quedar oculta. Este mismo escáner sirve para emitir un diagnostico también de dientes ya endodonciados así como con fisuras o fracturas, reabsorciones, etc.

El tratamiento de conductos se realiza con la ayuda de un microscopio quirúrgico que permite ganar en precisión, dado que aumenta hasta 40 veces el tamaño del diente, para determinar con exactitud el lugar donde deben desinfectarse y sellarse los conductos. Utilizando un microscopio garantizamos mejores resultados que con la visión simple además de una recuperación más rápida y sin apenas molestias porque permite conservar mayor cantidad de tejido sano.

Una vez se han desinfectado los conductos se realiza su obturación. En la Clínica Dra. Barrutia contamos con diferentes métodos de obturación con gutapercha termoplástica.

A diferencia de la técnica clásica del sellado con gutapercha en frío, la gutapercha termoplástica se usa caliente, lo que facilita el rellenado de las irregularidades del conducto por el que transcurre la pulpa. Esto supone que se acorta el tiempo de molestias postoperatorias, disminuye el riesgo de fracturas en la raíz del diente, y reduce el riesgo de filtración coronal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.