Odontología en el paciente diabético

No Comments

La relación de la diabetes con la salud dental es un tema a tener en cuenta. Por eso es importante explicar las particularidades que tienen estos pacientes en la afecciones y tratamientos dentales.

La diabetes mellitus es una enfermedad causada por un déficit absoluto o relativo de insulina. Esta hormona es secretada por el páncreas. La insulina ejerce su acción favoreciendo la captación de la glucosa por parte de las células. El principal efecto adverso que tendrá el déficit de insulina será el incremento de la glucosa en sangre circulante (lo que se conoce como hiperglucemia).

Odontología DiabetesLa diabetes comienza a tener caracteres de epidemia en el mundo occidental. Además, numerosas personas desconocen que padecen la enfermedad.

En términos generales se sospechará que un paciente es diabético cuando la glucemia supere los 140 mg/ dl, situándose el objetivo terapéutico para un control aceptable en los limites 80-110 mg/ dl.

En los últimos tiempos ha tomado gran relevancia la valoración de la denominada hemoglobina glicosilada. Esta prueba se fundamenta en el hecho de que la glucosa sanguínea se une a la hemoglobina para formar la hemoglobina glicosilada. De tal manera, si hay un aumento de glucosa en sangre esta hemoglobina glicosilada aumentará también, permaneciendo aumentada durante unos 120 días.

Importancia de la salud dental en diabéticos

Existen 2 tipos de diabetes: de tipo I -que se trata con insulina- y de tipo II -que se trata con antidiabéticos orales-.

En la actualidad no puede determinarse que existan lesiones orales propias de la diabetes, pero sí que hay una serie de afecciones que se observan con mayor frecuencia. Casi todas estas lesiones están relacionadas con el retardo en la cicatrización y la sequedad oral.

Si alguna patología oral se ha asociado de una manera más estrecha a la diabetes ha sido la enfermedad periodontal. Los pacientes diabéticos tienen cuatro veces más posibilidades de desarrollar una periodontitis que los que no la padecen. Se sabe que hay un incremento en la incidencia y en la severidad de las periodontitis en los pacientes diabéticos con mal control, aunque no así en los que se encuentran estables.

Por otro lado, en general, la diabetes no debería considerarse un factor que contraindique la colocación de implantes. Pero para ello es necesario que se encuentre correctamente controlada. También hay que ser consciente de que algunos estudios han encontrado cierto grado de relación con un incremento en la presencia de perimplantitis, por lo que sería aconsejable la realización de revisiones dentales periódicas más frecuentes y un control más estricto de la placa dental por parte de los pacientes.

Finalmente, es importante que el tratamiento odontológico no interrumpa el régimen alimenticio ni terapéutico de estos pacientes. Esto significa que las citas y las intervenciones dentales deben ajustarse todo lo posible a la regularidad alimentaria del paciente.

Dr. Luis Prieto Lara-Barahona

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.