¿Cuánto duran unos implantes dentales?

No Comments

En la actualidad, casi todos los pacientes que han perdido alguno de sus dientes, consiguen recuperarse estética y funcionalidad  gracias a la colocación de implantes dentales. Mediante procedimientos quirúrgicos de mínima invasión, y gracias al avance de las técnicas diagnósticas, ha sido posible protocolizar este tratamiento. Así, es más fácil cumplir con las expectativas de los pacientes por medio de un pequeño esfuerzo terapéutico.

El tiempo y las visitas al dentista, las grandes preocupaciones

Muchos pacientes se plantean la duda de cuánto tiempo durarán sus implantes en boca. Otra de las cuestiones más repetidas es si periódicamente necesitan repetir el procedimiento y qué mantenimiento específico necesitan.

En principio, y si el paciente acude regularmente a sus revisiones y mantiene limpia la zona del implante, siguiendo las instrucciones que paute su dentista, los tejidos que rodean al implante se mantendrán sanos y libres de placa. Esto tendrá como consecuencia que la duración de los implantes y sus coronas puede alargarse a toda la vida en la boca de los pacientes.

Diversos estudios han demostrado que más del 90% de los implantes colocados permanecen en boca a los 10 años de haber sido colocados. Por eso, los especialistas en salud bucodental establecen que si son mejores los cuidados que se aplican y el seguimiento por parte de un profesional, mejores serán estas tasas.

Mantener la salud bucal es primordial

En el mantenimiento de los implantes a largo plazo, el paciente es el principal responsable. Así, el adecuado control que sea capaz de hacer de los factores de riesgo supondrá la clave para el éxito futuro del tratamiento. Por el contrario, si el paciente descuida la higiene y el resto de factores de riesgo, las probabilidades de que el tratamiento fracase aumentan.

Además de la higiene dental e interdental, existen otros factores que el paciente debe controlar, entre los que destaca el tabaco. Al igual que ocurre con la periodontitis y otras patologías de la boca, el tabaco supone el principal factor de riesgo. En pacientes fumadores, el riesgo de sufrir un deterioro de los tejidos que soportan los implantes aumenta significativamente.

Cuando las bacterias y el tabaco consiguen desestabilizar el mantenimiento de los implantes pueden aparecer las enfermedades peri-implantarias. Estas afectan a los tejidos que rodean al implante, generando inflamación de la encía, en los primeros momentos, y pasando a la posible destrucción del hueso de soporte si se deja evolucionar.

La prevención, siempre mejor que curar

La mejor forma de evitar esta desfavorable situación es prevenirla. Para ello, nuestra recomendación pasa por seguir minuciosamente las indicaciones de higiene que se hacen en la clínica dental. También requiere control de factores de riesgo que el odontólogo explica al paciente antes de comenzar con el tratamiento. Por eso, es importante acudir periódicamente una vez al año a la consulta para seguir el protocolo de revisiones. La inspección clínica y radiográfica de los implantes permite diagnosticar cualquier tipo de afectación peri-implantaria y poder ponerle solución.

Acude regularmente a tus revisiones y sigue las recomendaciones del especialista en la clínica dental para asegurar una larga vida a tus implantes.

Dra. Paula Matesanz

Dra Paula Matesanz periodoncista

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.