Menopausia y osteoporosis: Cuidado dental durante esta etapa

Sin comentarios
Hay periodos en la vida de la mujer en que las encías son más susceptibles a la inflamación y a las enfermedades periodontales, principalmente, por razones hormonales. Esto es lo que sucede en la menopausia, donde los cuidados de las encías se deben extremar.
En la menopausia, que suele comenzar entre los 45 y 55 años, se reducen los niveles de estrógenos (disminuyendo el efecto antiinflamatorio de esta hormona en la encía) y de progesterona (reduciéndose la densidad ósea y apareciendo la osteoporosis).
En esta etapa de la vida de la mujer, el déficit estrogénico puede producir alteraciones significativas en los tejidos de la boca, con una menor secreción y cambios en la composición bioquímica de la saliva, y desórdenes en la flora bucal.
Habitualmente, en la mujer menopáusica se pueden apreciar trastornos periodontales como la gingivitis atrófica, gingivoestomatitis posmenopáusica (encías brillantes y secas, sangrado fácil y color que varía entre pálido y rojizo) y malestar bucal, con sensación de quemazón, sequedad y mal sabor (síndrome de boca ardiente).
En esta situación, como en todos los momentos de la vida es fundamental el mantenimiento de unos niveles bajos de placa bacteriana. Las visitas al odontólogo o al periodoncista se deben hacer de forma periódica, con el fin de identificar cualquier cambio a nivel bucal.

La osteoporosis podría ser un factor de riesgo para las enfermedades de las encías.

Se ha descritos cierta asociación entre la periodontitis y la osteoporosis. La osteoporosis podría ser un factor de riesgo para las enfermedades de las encías. Sin embargo, esto solo parece ocurrir en mujeres con problemas previos de encías, que se agravarían como consecuencia de la menopausia.
Por otro lado, la terapia de sustitución hormonal, puede ofrecer cierta protección frente a la pérdida dentaria y reducir el sangrado gingival.

Cuidado con los bisfosfonatos en la menopausia

Algunas mujeres con osteoporosis toman un grupo de medicamentos conocidos como bisfosfonatos. Estos medicamentose incrementan el riesgo de aparición de una rara enfermedad conocida como “osteonecrosis de los maxilares”. Es importante avisar a su dentista o a su periodoncista de su uso antes del tratamiento odontológico. En el caso de estar tomando bisfosfonatos orales, se ha de informar al especialista para que tome las medidas preventivas y terapéuticas oportunas.
Las visitas al dentista o al periodoncista se deben hacer de forma periódica con el fin de identificar cualquier cambio a nivel bucal.
Si tienes dudas o te gustaría saber más sobre u otro tema de cuidado dental déjanos un mensaje en nuestras redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.