Limpieza dental

La limpieza dental es un tratamiento que consiste en la eliminación de la placa bacteriana y el sarro de los dientes. Se recomienda pasar por la clínica para recibir una limpieza una o dos veces al año ya que es muy importante para prevenir enfermedades. Con esta intervención, se puede descartar el diagnóstico de algunas enfermedades dentales como la periodontitis.

Pese a que realicemos cepillados de dientes diarios, es importante tener en cuenta que hay muchos restos que no somos capaces de eliminar. Así, para evitar enfermedades, se realiza esta profilaxis dental, nombre que también recibe la limpieza.

Algunos de los problemas que pueden surgir si no se realizan las limpiezas dentales son las caries y puede crecer el riesgo de que los dientes se pierdan. Además, puede influir en otras enfermedades como la diabetes o las cardiovasculares.

Un consejo

¿Cómo es el tratamiento de la limpieza dental?

Lo primero que se debe realizar es un análisis de los dientes, cómo se encuentran y si se detecta alguna anomalía. También sirve para localizar el sarro y la placa bacteriana.

Después, se comienza con la eliminación de la placa y el sarro. Este es el momento en que puede provocar que sangren las encías. Se repasan los espacios interdentales y demás lugares comunes de localización de bacterias.

El tratamiento continua con agua a presión junto con bicarbonato diluido, lo que ayuda a eliminar manchas.

Finalmente, se pulen los dientes con una pasta compuesta por flúor, que blanquea las piezas dentales.

Algunas respuestas

Preguntas frecuentes

¿Quién puede realizar una limpieza dental?

Suelen ser los higienistas los que se encargan de este tratamiento, pero es común ver a los dentistas colegiados llevar a cabo este procedimiento. Se trata de una intervención de entre 30 y 60 minutos.

¿Las limpiezas duelen cuando se realizan?

No, es un tratamiento indoloro siempre. Además, tampoco daña el esmalte dental, aunque puede producir sangrado en las encías, ya que el sarro se sitúa, entre otros sitios, en la línea gingival.

¿Quieres tener la sonrisa de tus sueños?